Crítica de «Noche en el museo»

null

La simple idea de que por la noche, cuando todos los visitantes se han ido, las figuras de un museo cobren vida, ya es algo que llama la atención y que de un modo u otro, todos nos lo hemos planteado o pensado sobre muchas cosas.

Este es el arranque de esta película de Shawn Levy, (Doce en casa, La pantera rosa), que cuenta con un reparto muy interesante y consagrado como son Ben Stiller, Robin Williams, Carla Gugino, Owen Wilson, Dick Van Dike, Mickey Rooney y Bill Cobbs entre otros.

Larry Daley, interpretado por Stiller, es un padre divorciado, que harto de andar de trabajo en trabajo, y ante la posibilidad de tener que trasladarse y dejar de ver a su hijo, decide aceptar el puesto de vigilante nocturno del museo de historia natural de Nueva York.

Una vez allí conocerá a los antiguos vigilantes (Van Dike, Cobbs y el mítico Rooney) que le darán un par de consejos antes de dejarle «solo».
Tras habituarse al lugar y comenzar a hacer el ganso, Stiller se da cuenta de que algo no es muy normal, y que por las noches todas las criaturas del museo cobran vida.
Desde un tiranosaurio Rex, a legiones diminutas de romanos, vaqueros e indígenas mayas, hasta Atila y los hunos, pasando por Mamuts, Vikingos, hombres de neandertal y el presidente Roosevelt, interpretado por Robin Williams.

Con claras reminiscencias a «Jumanji«, aunque en un nivel inferior, «Noche en el museo« se presenta como una entretenida aventura para todo los públicos, que lo pasarán en grande viendo todo lo que ocurre en ese museo, y en parte deseando que nos hubiese pasado esto cuando éramos pequeños.

Daley tendrá que encargarse de todos los problemas que generan los inquilinos del museo, además de otras tramas y conflictos que se le plantean, y que tendrá que hacer frente antes del amanecer.

Es cierto que hay algunas lagunas, partes de guión bastante flojas o hasta incoherencias, pero nadie viene o pretende encontrarse con «El padrino«, y especialmente el público a quién está destinada no es tan exigente, así que los objetivos y campos en los que tiene que destacar, lo hace y sobradamente.
«Noche en el museo» cuenta con unos efectos especiales muy buenos, no obstante cuenta con el supervisor de este departamento de la trilogía de «El señor de los anillos«, así como la empresa «Rhythm & Hues«, encargada de «Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario«.

También es de ensalzar el equipo de producción y arte, ya que recrear un museo de estas dimensiones no es tarea sencilla.

El final es el punto más infantil de toda la película, pero pese a esto, «Noche en el museo« se hace un producto interesante y recomendado para todos aquellos que disfrutan con aventuras del estilo de «Jumanji«, a la vez que rememoran las historias y cuentos de su niñez y que no quieren dejar de disfrutar de esa etapa de sus vidas.

6 comentarios en “Crítica de «Noche en el museo»”

  1. Todo el argumento, y el final, es un pelín infantil, pero creo que se le puede calificar de entretenimiento digno. Y el diseño de producción, como señalas, al igual que los efectos visuales o ese trío de pillos (un homenaje) compuesto por Rooney, Dick van Dyke y Bill Cobbs, junto a algun ‘gag’, son de lo mejor de la película.
    Que yo recuerde, había una variante más siniestra con el mismo tema en «The relic», del irregular Peter Hyams.

    Un saludo !

  2. Digamos que es de ese tipo de peliculas que hace unos años me habrian flipado en cines y me habria ido corriendo a comprar en cuanto saliese en VHS. Pero, ahora, me da cierta pereza ir a verla al cine y dudo que me gustara tanto como para comprarmela ni en una buena oferta. El tiempo…

    Con todo, en DVD puede que caiga para pasar el rato.

  3. «Con claras reminiscencias a “Jumanji”, aunque en un nivel inferior, “Noche en el museo” se presenta como una entretenida aventura para todo los públicos» creo que eso es lo que resume de forma perfecta e inapelable la película… entretenida, con un aire a Jumanji, pero en menos buena… 🙂

    Saludillos!

  4. Eso mismo. Jumanji fue una de esas peliculas que, cuando se estreno, me tenia flipao. No podia pasar un dia sin verla de que al regalasen en VHS. Estaba viciao con esa pelicula pero…¿seria hoy dia lo mismo? lo dudo mucho. Quizas para el publico infantil de hoy dia, el que tiene ahora la edad que tenia yo cuano estrenaron Jumani, una pelicula como Noche en el museo les hace tener una sensacion similar y flipan con ella de igual modo. Aunque, todo sea dicho, el publico infantil ha cambiado mucho de entonces a ahora. Y eso que no han pasado tantos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Scroll al inicio