Lo mejor del 2014 – cine

Como suele ser habitual, al terminar el año se hacen listas de todo tipo para calificar los mejores trabajos ya sea en música o cine. Pues bien, el pasado domingo se publicó en el periódico El Mundo Cantabria un artículo en el que tuve que decir cuales han sido para mí las mejores películas de este 2014.

Este año ha habido películas bastante interesantes y sorprendentes. La primera de ella es “Boyhood”, de Richard Linklater. Esta obra supone un hito dentro de la historia del cine ya que ha estado rodándola durante 12 años. En ella podemos ver la vida del actor protagonista, desde que tiene 6 años hasta los 18. Aparte de esta anécdota, el film hace un reflejo de la sociedad estadounidense y de los problemas que hay durante la adolescencia, todo ello a través del punto de vista de un chico de Texas.

«Perdida»

David Fincher vuelve a demostrar que es uno de los directores más interesantes del panorama actual, con una película enrevesada que muestra la peor cara de la sociedad. En manos de otro realizador esta obra pasaría a ser otra película del montón, pero gracias a él, te quedas pensando en ella durante días. Tampoco demasiados, ya que justo después se estrenó “Magical girl”, de Carlos Vermut. Enigmática producción que se alzó con dos premios en el pasado Festival de San Sebastián. Peculiar, extraña, especial, cautivadora… poco son los calificativos para esta obra, que cuenta con unas magníficas interpretaciones y con una historia que se queda en tu cabeza durante bastante tiempo.

Relatos salvajes”, película compuesta por 6 historias que mezclan diversión, violencia e intriga, con un genial elenco que cuenta con Ricardo Darín entre los protagonistas.

Por último, grandes obras que se estrenaron a principio de año como son “El lobo de Wall Street” del maestro Martin Scorsese y “Nebraska”, de Alexander Payne. En cuanto a documentales, merece un obligado visionado “La sal de la tierra”, de Win Wender y Juliano Ribeiro Salgado.

lo-mejor-del-2014---cine-alvaro-oliva

Desde aquí quiero dar las gracias a Gema Ponce y al periódico El Mundo por volver a contar conmigo un año más.