Crítica de «París»

paris-cartel

El director Cédric Klapisch vuelve con una nueva película coral que se desarrolla en la capital de Francia, París.

A grandes rasgos diré que nos cuenta la historia de un joven al que le diagnostican una enfermedad con alto porcentaje de mortalidad, ante lo cual se apoya en su hermana y comenzará a observar la ciudad (y sus habitantes) con una visión diferente.


Romain Duris y Juliette Binoche interpretan a los dos hermanos protagonistas de la historia, aunque junto a ellos nos encontramos otros rostros conocidos como Mélanie Laurent y Albert Dupontel.

Pese a tener una trama interesante, Cédric Klapisch desaprovecha todo el potencial de la misma, ya que nos ofrece una serie de historias interrelacionadas que quedan desdibujadas y sin profundidad, logrando en el espectador una indiferencia grande respecto a lo que está aconteciendo. Básicamente desarrolla un par, sobre las que incide y en las que se encuentran los mayores aciertos del film pero el resto no son más que meros matices para mostrarnos lo dispar que es la vida.

Sin la magia de películas similares como «París Je t´aime» o la alegría de «Amelie«, el director de «Una casa de locos» no ofrece nada nuevo ni demasiado interesante al espectador. Solamente volver a constatar que Juliette Binoche sigue siendo una gran actriz y que pese a su edad sigue manteniendo todo su atractivo, aunque su personaje esté en un periodo de sequía sentimental debido a que ha superando los cuarenta años.

Las notas de «Après la pluie» de Erik Satie hacen acto de presencia, otorgando la capacidad emotiva que no logran obtener las imágenes por sí solas en determinados momentos.

En definitiva, «París» se presenta como una película fallida que hará las delicias de los espectadores menos exigentes y de los amantes de la «ciudad del amor».

Crítica de «Siete Almas»

cartel de siete almas

Will Smith y Gabrielle Muccino se embarcan en una nueva aventura cinematográfica después del gran éxito que supuso «En busca de la felicidad», que incluyó una nominación al Oscar para el protagonista de «Soy leyenda».

Pues bien, en esta ocasión no han tenido el mismo éxito ya que la película deja mucho que desear.

Tras un planteamiento interesante y un trailer que engancha, la realidad es muy distinta. Con un excesivo metraje en el que nos cuentan las vivencias del atormentado Ben Thomas, Muccino nos va descubriendo el por qué de sus buenas acciones, al tiempo que nos profundiza en la historia que protagoniza la casi siempre solvente Rosario Dawson.

Obviamente entre ellos surgirá el amor, lo cual se coloca el peso de la cinta a sus espaldas mientras nos salpica con retazos de pequeñas historias, a veces mínimas, que completan ese pack de almas que parece necesitar el bueno de Smith.

No es que esté mal rodada, ya que Muccino sabe lo que hace y se ha reunido de un gran equipo de profesionales, pero aun así y pese a lograr conmover a los espectadores más sensibles, «Siete almas« dejará insatisfechos a la mayoría, ya que por momentos se hace pesada y no tiene la fuerza de su anterior colaboración.

La fotografía, la música, Smith y Dawson son los puntales de esta producción insípida que nos embaucó con un trailer y unos ingredientes más que interesantes.

A la tercera va la vencida.