Especial radio – Lo mejor del 2016, los Goya y los Oscar

especial oscars 02

Como todos los años, cuando comienza uno nuevo las academias de cine de cada país entregan sus premios a los que ellos consideran los mejores trabajos. Pues bien, como también viene siendo habitual, un año más hemos estado en diferentes medios de comunicación para dar nuestra opinión acerca de los premios Goya, los Oscar y también las mejores películas 

Os dejo los links a los podcast.

El primero de ellos es el especial que hicimos sobre lo mejor de 2016 en Cantabria fm.

Pese a no haber visto, como es lógico, todas las películas que se estrenaron durante el año, me quedo con «Los odiosos ocho», de Quentin Tarantino, aunque en mi listado se cuelan bastantes títulos españoles: «Tarde para la ira», «El rey tuerto», «Julieta»…

En el siguiente enlace tenéis el programa dedicado a los Premios Goya. Como ya recordaréis, «Tarde para la ira» obtuvo el premio a la mejor película.

Y por último, los Oscar. Aquí estuve en dos programas. Unos días antes de la celebración fui a Arco Fm para formar parte de una divertida tertulia dentro del programa «La llave azul». Me tiré a la piscina y predije que «La la land» se llevaría 11 estatuillas como «Titanic» y «El señor de los anillos: el retorno del rey». Podéis escucharlo aquí.

Parece que no acerté, ya que finalmente «La la land» se llevó 6 premios. Este año la gala de los Oscar pasará a la historia por el bochornoso error en la entrega/lectura del sobre de la mejor película. Podéis escuchar nuestras opiniones en el programa de Cantabria fm. 

Crítica de Rogue One: una historia de Star Wars

starwars-rogue-one

Por fin nos ha llegado a las pantallas el primero de los spin off de Star Wars. Dirigido por Gareth Edwards (“Godzilla”, “Monsters”), la nueva historia se centra en la misión de un grupo de rebeldes que tienen que conseguir los planos de la estrella de la muerte. Por lo tanto, históricamente se sitúa justo antes del Episodio IV, “Una nueva esperanza”. Título con el que juegan en esta historia y que logran conectar de manera acertada.

La película tiene muchos factores positivos, como por ejemplo la aparición de nuevos planetas y criaturas, algo que fans y críticos echaron en falta en el Episodio VII, grandes batallas y guiños en momentos puntuales. También cuenta con un nuevo robot, el cual aporta ese humor típico de la saga y que es clave en muchos de los momentos. No obstante, la película arranca con un hecho que ya no logra meter al espectador de la misma forma, por lo menos a mí, que en anteriores ocasiones; y es la falta de la música y las letras alejándose por la pantalla de la manera que todos estamos recordando en nuestra memoria. Un momento que pone, en muchos casos, los pelos de punta del fan y del que aquí carecemos.

La historia es bastante simple, lo cual no es negativo, y nos adentra en el mundo Star Wars combinando con acierto lo clásico con partes novedosas. Uno de los momentos álgidos de la película es la aparición de Darth Vader, uno de los malos más emblemáticos de la historia del cine y que proporciona algunos de las partes más significativas de este Spin off. También hay que destacar la interpretación virtual de Peter Cushing, interpretando de nuevo al gobernador Tarkin. Y es aquí, en el apartado actoral, en el que hay uno de los mayores bajones de la película. La pareja protagonizada por Felicity Jones y Diego Luna no logra conectar con los espectadores ni crear esa química que sí que tuvieron en “El despertar de la fuerza”, la pareja compuesta por Daisy Ridley y John Boyega. La mayoría de personajes no logran que nos preocupemos por su devenir, estando ante un infierno de batallas y dificultades que sin embargo no nos llegan a preocupar de la manera en que debieran.

En esta nueva propuesta, la banda sonora corre a cargo de Michael Giacchino (“Lost”, “Up”).

En definitiva, “Rogue one: una historia de Star Wars” logra ser un buen puente para el “Episodio IV”, con grandes batallas y momentos muy épicos pero que no logran conectar del todo con el espectador.

Lo mejor del año – El Mundo Cantabria

El otro día Gema Ponce nos preguntó a varios realizadores sobre las 3 mejores películas del año. También sobre la que consideramos la peor. Todo ello en aproximadamente 100 palabras.

Pues bien, ayer domingo se publicó el artículo para el periódico El Mundo Cantabria.

lo-mejor-del-2012-el-mundo-red

Podéis verlo en grande pinchando aquí.

Mi elección fue la siguiente:

Lo mejor:

Moonrise kingdom:

Wes Anderson nos ofrece un universo mágico, en el que una pareja de jóvenes enamorados deciden fugarse de sus respectivos hogares. A partir de aquí Anderson nos deja conocer ese peculiar mundo, muy propio de él, en el que podemos disfrutar de las andanzas de los protagonistas y de cómo su huída cambia al resto de adultos de la isla, genialmente interpretados por Bruce Willis, Eduard Norton, Tilda Swinton, Frances McDormand y Bill Murray. Cine de autor en el mejor sentido, con un estilo visual muy potente.

En la casa:

La reciente ganadora del festival de San Sebastián es una película que hará las delicias de todos los escritores, directores o amantes de la escritura en general, ya que ésta es el punto central de la nueva obra de François Ozon. La relación que se establece entre un profesor de literatura y su alumno más aventajado, en la que nos van mostrando capítulos de una vida, o ficción, realmente interesante y en la que el espectador, al igual que el profesor, necesita ir sabiendo más y más. Genial guión, dirección e interpretaciones.

Grupo 7:

Una película de acción, dirigida por Alberto Rodríguez y con guión de Rafael Cobos, que nos adentra en el mundo de corrupción y drogas de la Sevilla previa a la Expo del 92. Con un ritmo muy intenso, muy natural y cercano, nos presenta todos los problemas y vivencias de un grupo de policía, el llamado Grupo 7. A destacar las interpretaciones de todo el grupo, encabezado por Antonio de la Torre y Mario Casas, quien hará cambiar de opinión a muchos espectadores. Sin duda esta película es un ejemplo de la nueva hornada de cine español que no tiene nada que envidiar al de otras nacionalidades.

La peor:

El hombre de los puños de hierro:

Puede que haya peores, pero de entre las que he visto, ésta se lleva la palma. Está claro que te tiene que atraer este tipo de películas, pero en este caso esto no es suficiente. Nadie espera una joya, simplemente divertirse, pero este apadrinado de Tarantino, RZA, no consigue ni eso. Con un guión bastante típico, las situaciones que se van presentando son, a veces, bochornosas. Al protagonista le falta carisma, pese a que la voz que le dobla la tiene, lo único bueno es ver a Russell Crowe y a Jamie Chung.

Todavía faltan unas semanas para que acabe el año, y puede que el fin del mundo, pero este viernes llega a las carteleras la película que espero forme parte de ese trío: El Hobbit.

Crítica de «Super 8» – Estrenos

cartel_super8

El Rey Midas de la televisión, J.J. Abrams, se une al Rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg, y nos dejan como regalo «Super 8«, una película homenaje a las producciones ochenteras del director de «Parque Jurásico».

«Super 8» recuerda principalmente a uno de los films que más marcaron a una generación: «Los goonies». En esta ocasión el producto final no resulta ser tan entrañable ni tan redondo como lo fue la película de Richard Donner, pero hará las delicias de todos aquellos que quieran recordar los buenos momentos de la juventud. Otro clásico al que se le pueden sacar muchas semejanzas es «E.T», aunque en esta ocasión la criatura no sea tan simpática y entrañable como la que conocieron Eliot y compañía.

Ambientada en un pequeño pueblo de Ohio, «Super 8» nos presenta a un grupo de jóvenes cineastas que mientras graban una película se ven envueltos en un choque de trenes. Pronto descubrirán una conspiración con trama extraterrestre.

Abrams logra sacar partido a un reparto juvenil espectacular entre los que destacan la intérprete femenina Ellen Fanning, hermana de Dakota Fanning (La guerra de los mundos) y Joel Courtney. Ambos forman la pareja protagonista. Mucha gente comenta dos de las escenas de Ellen, en las que se come la pantalla. La primera, cuando ensayan en la estación antes del accidente y la segunda cuando la dicen cómo interpretar a una zombie. El resto de la pandilla también tienen sus momentos, como los protagonizados por el pirotécnico Ryan Lee o el orondo director de la película de terror, Riley Griffiths.

Aparte de las vivencias y de los obstáculos que tienen que resolver, la pandilla de amigos pondrán a prueba su amistad y sentirán lo que es el primer amor.

Los adultos ceden parte del protagonismo y las dos figuras más representativas corresponden a los padres de Ellen y Joel, correctamente interpretados por Ron Eldard y Kyle Chandler respectivamente, así como Noah Emmerich encarnando al malévolo Nelec.

«Super 8» tiene partes que nos recordarán a anteriores producciones de Abrams como «Perdidos» y los videos de la iniciativa Dharma o «Monstruoso».

El compositor Michael Giacchino (Up, Perdidos) vuelve a dejar una muestra de su clase.

Otro de los momentos cumbres se produce en los títulos de crédito, ya que nos enseñan el resultado de la película que han estado grabando los protagonistas (gran homenaje a George A. Romero).

Pese a todas las virtudes que tiene «Super 8», no dejamos de sentir que podría haber llegado a más. Es decir, hay muchas partes que no logran cumplir nuestras expectativas (sobre todo las partes con el monstruo) y nos produce una sensación de más a menos. El final está un poco cogido por los pelos pese a tener momentos emotivos.

En definitiva, «Super 8» hará las delicias de todos los nostálgicos, de todos aquellos que alguna vez han grabado películas caseras y de los que les gusta el cine familiar. No sabemos todavía si  será una de las películas del año, pero Abrams y Spielberg son dos pesos pesados que saben lo que se hacen.

Crítica de «Primos»

primos_7805

Daniel Sánchez Arévalo vuelve a nuestras pantallas con una comedia titulada «Primos«. En palabras del propio director, se trata de una comedia, comedia. A Diego le ha dejado plantado su novia cinco días antes de su boda. Él no se lo ha comunicado a sus invitados, por lo cual comenzamos la película viendo cómo lo hace en la propia iglesia. A partir de ahí, Diego y sus dos primos decidirán buscar una solución, que no es otra que ir al pueblo de su infancia, Comillas, para tratar de recuperar al amor de su juventud, Martina.

Encabezada por un reparto de lujo, como viene siendo habitual en la trayectoria de Sánchez Arévalo, tenemos a Quim Guitérrez como el primo despechado al que acompañan Raúl Arévalo, Adrián Lastra, Antonio de la Torre, Inma Cuesta, Clara Lago, Nuria Gago y el prometedor Marcos Ruiz. Cada uno de ellos con un personaje bastante característico. Entre los primos aparte del comentado Quim Gutiérrez, nos encontramos al chuleta (Raúl Arévalo) y al enfermizo (Adrián Lastra). Por otro lado está el tándem Antonio de la Torre y Clara Lago, padre e hija en la ficción. El primero tras haber sido el «Amenábar» de Comillas es ahora un borrachín, y la segunda trabaja en un sitio no muy deseable a ojos de su padre. Raúl Arévalo será el encargado de resolver los problemas familiares de la interesante pareja.

No podemos olvidarnos de Adrián Lastra, un gran descubrimiento para la mayoría, y es que su personaje da mucho juego, siendo él el protagonista de muchos de los momentos divertidos de la película. Su relación con el hijo de Martina, con sus primos y con su estricta novia harán que los espectadores se rían. Lo mismo ocurre con el dubitativo Quim Gutiérrez y su relación con las mujeres. Hay que destacar a Inma Cuesta, ya que dota a su personaje de una naturalidad y una belleza que desborda la pantalla.

«Primos» es una película entrañable. No tiene unas grandes pretensiones, aparentes, aunque nos muestra diferentes aspectos de la vida que nos pueden hacer pensar sobre lo importante de la vida y en si nuestras decisiones han sido las mejores. Siempre estamos a tiempo de rectificar y tomar el rumbo adecuado.

Ambientada en la villa de Comillas, Cantabria, la acción transcurre durante las fiestas de verano de dicha localidad. Risas, buen humor, música, atracciones, amor y muchas dudas componen el cóctel «Sánchez Arévalo». Curiosamente uno de los aspectos más comentados en Cantabria ha sido el hecho de que el personaje interpretado por Raúl Arévalo diga «provincia de Santander», cuando hace treinta años que dejó de llamarse así para ser «provincia de Cantabria».  Anécdotas aparte, «Primos» se presenta como una atractiva propuesta para  todos aquellos que quieran pasar un buen rato, reírse con las peripecias de un peculiar grupo de amigos, ver las tonterías que se hacen por culpa del amor y disfrutar del ambiente de las fiestas de verano. Todo ello regado con unas grandes interpretaciones que seguro hacen salir al público de la sala con una grata sonrisa.

Critica de «Anvil: el sueño de una banda de rock»

anvil

Anvil: el sueño de una banda de rock

Sin lugar a dudas estamos ante uno de los mejores documentales de los últimos años.  Básicamente suscribo el testimonio de Michael Moore y de muchos críticos y revistas especializadas. «Anvil: el sueño de una banda de rock» es simplemente una joya. Un viaje a través de las ilusiones de un par de «perdedores», que pese a todo siguen intentando lograr el sueño de sus vidas.

El inicio de la película es paradójico y demoledor. Grandes estrellas del rock reconocen que Anvil fueron una gran fuente de inspiración para ellos, y cómo todos los grupos que tocaron en el famoso Super Rock Festival de Tokio, en 1984, (Scorpions, Bon Jovi, Whitesnake…) lograron vender millones de discos. Todos menos uno, Anvil.

A través de los dos fundadores de la banda, Steve «Lips» Kudlow, guitarrista y cantante, y Robb Reiner, batería, viviremos todas sus frustraciones, ilusiones y ganas por sacar adelante el sueño de sus vidas.

Sascha Gervasi, guionista de «La terminal» de Steven Spielberg, dirige esta película. Es curiosa también la relación de Sascha con los miembros de Anvil, ya que de joven fue un gran fan y estuvo con ellos acompañándolos de gira. Cuando Sascha se enteró de que Anvil seguían tocando, decidió que debía volver a ponerse en contacto con ellos y contar su historia.

Estructurado de manera magistral, en este documental encontramos entrevistas a músicos de la talla de Lars Ulrich de Metallica, Slash – Ex Guns N´Roses, Lemmy de Motorhead, familiares de Robb y Lips, imágenes de sus primeros años, y sobre todo las peripecias y calamidades que tienen que vivir en su gira Europea.

Una de las mayores virtudes de esta película es su capacidad para traspasar el círculo musical, llegando a cualquier persona que previamente detestaría ver un documental sobre una banda de rock duro.

El lado humano de nuestros protagonistas y su entorno harán que más de un espectador derrame lágrimas por su rostro.

En definitiva, una  película que merece ser vista por la calidad técnica y humana que contiene, y que en muchos casos, suele pasar desapercibida entre tanta superproducción palomitera.

Crítica de «En el nombre del rey»

en-el-nombre-del-rey

El otro día pusieron por televisión esta película dirigida por Uwe Boll, el llamado «nuevo Ed Wood«. Es curioso cómo este director acumula fracasos y bodrios pero al siguiente proyecto tiene más presupuesto para derrocharlo en subproductos que no merecen ni malgastar el tiempo en su visionado.

«En el nombre del rey» es de las peores películas que uno puede ver. Parte de un argumento ya trillado, algo que no es del todo malo, pero su manera de representarlo es lamentable. Para todos los que no lo sepan, la sinopsis es la siguiente: La vida de un hombre (Jason Statham) cambiará para siempre cuando una banda intrusa de Krugs (bestias animales esclavas de un malvado hechicero) arrase a su paso la tranquila localidad de Stonebridge, asesinando a su hijo y secuestrando a su mujer, Solana (Claire Forlani). Movido por el dolor, el pacífico campesino lidera a su mentor Norick (Ron Perlman) y a su cuñado Bastian (Will Sanderson) en busca del ejército Krug para liberar a Solana. El ejército de Krugs está liderado por un mago (Ray Liotta) que pretende derrotar al Rey (Burt Reynolds). He de decir que está basada en el videojuego Dungeon Siege.

Sorprende la cantidad de rostros conocidos que están bajo sus órdenes. Actores como Jason Statham (Transporter), Ron Perlman (Hellboy), Ray Liotta (Uno de los nuestros), Burt Reynolds, Matthew Lillard (Scream) y John Rhys Davies (El señor de los anillos); y Claire Forlani (Conoces a Joe Black), Leelee Sobieski (Deep impact) y Kristanna Loken (Terminator 3) como las intérpretes femeninas.

Pues bien, todo ese elenco de actores no sirve para nada en esta propuesta avinagrada que bebe de «El señor de los anillos«, con escenas casi calcadas y que dan bastante vergüenza ajena. ¿Qué pensarán Peter Jackson o John Rhys Davies? Éste último con más motivo tras haber interpretado a Gimli en la obra maestra de Jackson, y que aquí se presta a hacer de mago. Las comparaciones son odiosas pero necesarias ante la similitud de las dos propuestas. Los orcos o Uruk-hais, aquí llamados Krugs, son infumables, así como la pelea entre magos. Cualquiera que vea la secuencia que comparten Christopher Lee e Ian Mckellen no podrá ni aguantar la mirada ante la versión chorra que aquí nos encontramos, y ojo, que casi podríamos decir que es de lo mejor de la película. Así que imaginaos el resto.

En definitiva, «En el nombre del rey» no merece ni un minuto de nuestro valioso tiempo, y más, habiendo tantas propuestas similares mucho más atractivas que la película que nos ocupa.

Crítica de «Kick Ass»

kickass

De momento puedo decir que nos encontramos ante uno de los estrenos más interesantes de lo que vamos de año. «Kick Ass» se presenta como una nueva película ambientada en el género de superhéroes pero que logra separarse del resto por su atractiva propuesta.

Basada en el comic de Mark Millar y John Romita Jr. El proceso de creación y adaptación fue bastante peculiar, ya que fueron creándose básicamente a la par. Se acababa de publicar la tercera entrega de «Kick Ass» cuando comenzó el rodaje, y cuando se terminó el último plano, la quinta entrega estaba ya a la venta. Así que en parte es normal que haya algunas diferencias entre la película y el comic.

Matthew Vaughn, «Stardust», dirige esta gamberrada que bien podría estar firmada por el propio Quentin Tarantino y que debido a la temática tardó bastante en encontrar distribución.

¿Por qué nadie intenta convertirse en un superhéroe? Con esa premisa arranca la película, así que vemos al típico chico no muy bien adaptado socialmente en el instituto, que un buen día decide «disfrazarse» y probar suerte como justiciero. Pronto descubrirá que no es tan fácil como parece, aunque le saldrán unos buenos compañeros de aventuras.

Aaron Johnson, Christopher Mintz-Plasse (el gran McLovin de «Supersalidos»), Mark Strong y Nicolas Cage copan el reparto principal, aunque la verdadera estrella de la película es Chloë Grace Moretz quién interpreta a Hit Girl. Habrá que apuntar este nombre ya que seguro que a partir de ahora empezaremos a verla en multitud de propuestas y es que su trabajo es excepcional. La principal comparación que podemos hacer es con Natalie Portman y su interpretación en «León (el profesional)».

Otra buena noticia es la «recuperación» de Nicolas Cage, ya que con «Big Papi» vuelve a demostrar que es algo más que el sobrino de Francis Ford Coppola y recupera la senda de buenos trabajos.

«Kick Ass» contiene elementos más que suficientes para hacer las delicias de los aficionados al género, al cine de aventuras y porque no decirlo, a los que les gusta un poco de mala leche. Sin lugar a dudas merece un visionado pese a que no haya hecho grandes recaudaciones en nuestro país. «Kick Ass» se situó en la sexta posición de la taquilla española durante su primer fin de semana.

Crítica de «Legión»

legion

Con un argumento a priori interesante, el director Scott Steward coescribe junto a Peter Schink esta película, en la que a medida que avanza el metraje nos encontramos con situaciones que hacen lamentar haber escogido esta propuesta.

Dios se ha cansado de la actitud de los hombres y ha perdido la fe en ellos, por lo que decide acabar con los seres humanos. Antaño ya lo hizo con plagas e inundaciones pero esta vez envía a los ángeles. Uno de ellos, el Arcángel Miguel (interpretado por Paul Bettany) decide desobedecerlo e intentará proteger al bebe que cambiará el curso de los acontecimientos y dará esperanza a la humanidad.

Detrás de este argumento, ambientado en una estación de servicio típica de los Estados Unidos, Paul Bettany se encontrará con varios personajes, también muy poco originales, que le intentarán ayudar en su misión.

Entre ellos se encuentran rostros conocidos como Dennis Quaid, Lucas Black y Kate Walsh. Como antagonista principal se encuentra otro actor  se ha hecho muy popular gracias a «Lost», y que podemos verlo también en la nueva versión de «Robin Hood». Se trata de Kevin Durand, interpretando al Arcángel Gabriel, que intentará acabar con la vida de su hermano, Miguel, y de todos cuantos se opongan a la voluntad divina.

A partir de aquí y durante los 100 minutos que ocupa la producción, nos encontraremos momentos que nos recordarán a muchas películas, lo cual hace que todo sea un cóctel bastante agrio.

Curiosamente, «Legión» obtuvo una buena recaudación durante su primer fin de semana en Estados Unidos, logrando casi 20 millones de dólares y el segundo puesto en la taquilla. En nuestras carteleras obtuvo la misma posición, con casi 1 millón de €.

Se comenta que «Legión» formará parte de una trilogía, pero por el bien del cine, esperemos que no sea así.

Crítica de «Invictus»

invictus

Clint Eastwood se ha convertido en uno de los mejores directores que hay en activo. Bajo su firma hemos podido disfrutar de títulos como «Mystic River», «Million dollar baby», «El intercambio» o «Gran Torino», los cuales dan una muestra de la calidad del director de la película que nos ocupa, «Invictus«.

Basada en el libro de John Carlin, «El factor humano», la nueva obra del antaño Sargento de hierro nos narra la historia de Nelson Mandela tras salir de la cárcel y ser nombrado presidente de Sudáfrica. Veremos sus esfuerzos por lograr unir un país roto y cómo aprovechará la celebración de la Copa del Mundo de Rugby para ello.

Morgan Freeman es el encargado de interpretar al Nobel de la paz, mientras que Matt Damon se mete en la piel de François Piennar, el capitán de los Springbocks, el equipo de rugby sudafricano. Juntos lograrán algo impensable, reconciliar dos razas marcadas por el apartheid y ganar la copa.

Tras un arranque de película magistral, Eastwood nos presenta la situación del país el día que Mandela es excarcelado y cómo viven esa situación los dos «bandos».

Mandela decide unir al país a través de su equipo de rugby, tradicionalmente adorado por los ciudadanos blancos y odiados por los de raza negra, que siempre iban con cualquier otra selección que se enfrentase a la suya. Juntos comenzarán a cambiar la percepción de la gente.

Pese a las virtudes del film, «Invictus» no tiene todos los ingredientes necesarios para convertirse en una de las obras maestras de Eastwood. No deja de tener secuencias memorables y ya solamente el hecho de llevar su firma hace que esté muy por encima de la mayoría de películas que se estrenan cada semana, pero no acaba de tener ese plus que se esperaba.

Hay momentos muy típicos y puede que el ámbito deportivo se le haga algo pesado a más de un espectador. El personaje de Mandela está muy bien conseguido aunque al de François Piennar se le podría haber sacado algo más. Merecen llevarse una mención los encargados de la seguridad de Mandela, quienes a lo largo de la película van mostrándonos la realidad y cambio de la sociedad sudafricana, y lo que algo tan «tonto» como un deporte puede llegar a lograr.

En definitiva, una película que merece ser vista por varias razones, las principales son que lleva la firma de Eastwood y que tiene como protagonista un personaje como Nelson Mandela.