El enviado

Nick Hamm («The Hole») dirige este thriller de terror, aunque realmente no da miedo por ningún lado, en el que a una familia se le da la posibilidad de clonar a su hijo recién muerto en un accidente.

Tras las iniciales dudas, la familia acepta y el niño vuelve a tener una infancia como la que tuvo, pero a partir del día de su muerte, empiezan a ocurrir situaciones y fenómenos que los padres no entienden y desconocen.

En el reparto nos encontramos con Greg Kinnear («Premonición», «Persiguiendo a Betty», «Pegado a ti») y Rebecca Romijn-Stamos («X-men», «Femme Fatale», «Rollerball») en el papel de los padres, y con el gran maestro Robert De Niro (no hace falta decir sus películas) que encarna al doctor que sugiere y lleva a cabo la proeza de clonar al hijo. Pese a tan buen reparto, la película no da para mucho ya que parte de un guión bastante flojo, que no profundiza en personajes y en el que las situaciones de tensión y miedo son escasas y solo se llega a ellas mediante el susto.

Este nuevo proyecto de Nick Hamm nos recuerda a la película «Cementerio Viviente» ya que en el fondo nos cuenta la misma historia y el mismo tema: no se puede jugar a ser Dios y no se puede devolver a la vida las cosas muertas y si se logra, ya no volverán a ser como antes.

Otro aspecto que parece estar de moda desde hace años («El sexto sentido») es incluir a un niño dentro de los personajes principales, pero en vez de parecernos intrigante ya nos cansa y se ha vuelto tópico. Otros directores lo explotan a modo de comedia («Scary movie 3″) con mejores resultados.

En definitiva «El enviado» no merece la pena ni por ver a Robert De Niro, que últimamente ha perdido el norte en cuanto a papeles de calidad, cierto es que a nadie le viene mal el dinero, y menos las cantidades que manejan en Hollywood, pero en fin, que es una película bastante mediocre en la que no consiguen nada de lo que se proponen.

En el reparto nos encontramos con Greg Kinnear («Premonición», «Persiguiendo a Betty», «Pegado a ti») y Rebecca Romijn-Stamos («X-men», «Femme Fatale», «Rollerball») en el papel de los padres, y con el gran maestro Robert De Niro (no hace falta decir sus películas) que encarna al doctor que sugiere y lleva a cabo la proeza de clonar al hijo. Pese a tan buen reparto, la película no da para mucho ya que parte de un guión bastante flojo, que no profundiza en personajes y en el que las situaciones de tensión y miedo son escasas y solo se llega a ellas mediante el susto.

Este nuevo proyecto de Nick Hamm nos recuerda a la película «Cementerio Viviente» ya que en el fondo nos cuenta la misma historia y el mismo tema: no se puede jugar a ser Dios y no se puede devolver a la vida las cosas muertas y si se logra, ya no volverán a ser como antes.

Otro aspecto que parece estar de moda desde hace años («El sexto sentido») es incluir a un niño dentro de los personajes principales, pero en vez de parecernos intrigante ya nos cansa y se ha vuelto tópico. Otros directores lo explotan a modo de comedia («Scary movie 3″) con mejores resultados.

En definitiva «El enviado» no merece la pena ni por ver a Robert De Niro, que últimamente ha perdido el norte en cuanto a papeles de calidad, cierto es que a nadie le viene mal el dinero, y menos las cantidades que manejan en Hollywood, pero en fin, que es una película bastante mediocre en la que no consiguen nada de lo que se proponen.

Sobre el Autor: admin

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Introduce codigo: