Crítica de «REC»

La nueva propuesta del dúo Balagueró/Plaza, tras el documental de Operación Triunfo, nos acerca a la telerealidad, mostrándonos el punto de vista del cámara de un programa de televisión nocturno.

Si bien es cierto, que nos quieren vender esta propuesta como algo innovador y original, nada más lejos de la realidad, ya que este formato lo «inventaron» o explotaron con la sensacional «El proyecto de la bruja de Blair«, que por algo se convirtió en la película más rentable de la historia.

La sensación de cercanía con los personajes es muy grande, ya que nosotros vemos lo mismo que ellos, pero uno de los puntos flacos de la película, es Manuela Velasco.

Pese a recibir una nominación en los Goya, y ganar el premio a mejor actriz en el pasado festival de Sitges, me cuesta creérmela, y ahí ya tenemos un problema, y bien gordo.

Además, otros personajes no acaban de hacerse creíbles.

La combinación de terror, ansiedad y angustia, con elementos diametralmente opuestos como son las risas, chistes y la tranquilidad, forman parte de esta propuesta, que si bien es cierto, que nos ayuda a relajarnos, y más, cuando llevamos un buen rato sin tener un encuadre estático, no acaba de funcionar del todo.

Tomando referencias de «28 semanas después«, «The Blair witch project« o las películas de Romero, nos han vendido la película de terror del momento, y la que se supone más nos iba a impactar.

He de decir, que queda bastante lejos de la realidad, ya que no consiguen meternos el miedo en el cuerpo, ni tampoco sentir empatía con los personajes.

Eso sí, la gran campaña de marketing, con sus dos estupendos trailers, han logrado que el cine español vaya aumentando adeptos, aunque sea en películas de género (fantástico), y que «Rec« se haya convertido en una de las películas más taquilleras del año.

Sobre el Autor: admin

2 comentarios a “Crítica de «REC»”

PuedesDeja una Respuesta o Rastrear esta publicación.

  1. AzidPhreak - 26 diciembre 2007 en 17:05

    En esta sabes que no coincidimos. Yo creo que recibí lo que me prometieron:una especie de paseo por el pasaje del terror en primera persona.

    Estoy de acuerdo en que no es novedosa por su forma, e incluso comparto tu opinión respecto a la protagonista, que me parece nefasta, pero a mi me pareció divertida y algún que otro susto me llevé.

    También estoy de acuerdo en que el marketing la ha dado mucha vida. Sin él no creo que hubiera llegado tan lejos, aunque repito, me parece que da lo que promete. Para mi es una especie de mezcla entre los zombies de Danny Boyle y el Quake. Eso si, también considero que en casa pierde toda la gracia, es de las que hay que ver en el cine, alejado de la seguridad que ofrece el sillón de casa, para saborear un poco la sensación de pánico que en contadas ocasiones transmiten los vecinos del inmueble «infectado».

    Lo que realmente no me gustó, junto a Manuela Velasco, es la «explicación final» o conclusiones de los últimos 15 minutos. Me parece un epílogo metido con calzador y estéticamente me recordó un montón a La Bruja de Blair, aunque menos efectivo.

    Aún así, disfruté como un chamaco.

    Saludetes

  2. Cristóbal - 26 diciembre 2007 en 19:24

    Buenas!
    no soy un gran seguidor de este tipo de cine pero he de decir que «REC» para mi es de las pocas que desde hace un tiempo me ha hecho sentir algo de miedo.
    Es cierto que la película tiene una estructura peligrosa (y a mi parecer es el gran fallo de la película) pues es difícil aguantarla con tanto movimiento de cámara y se hace necesario un respiro que es lo que nos ofrecen con las pausadas entrevistas que realizan de los diversos personajes, lo que a su vez provoca que salgamos de la película y del estado anímico al que habían conseguido que llegáramos para después volvernos a meter de manera forzada.
    En una de sus anteriores propuestas «Para entrar a vivir» ya se entrenaron a la hora de llevar a cabo «REC» cuya iluminación tiene mucho mérito llevar a cabo.
    En cuanto a Manuela Velasco no me pareció una tan mala interpretación más que nada por lo que según tengo entendido tenía que improvisar sobre la marcha pues no tenía un conocimiento total del guión ni de lo que iría sucediendo y simplemente reaccionaba tal y como le iban pasando los hechos y quizá como haríamos tod@s en tales situaciones, con caos, nerviosismo y miedo… o no.
    Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.