28 semanas después

Juan Carlos Fresnadillo vuelve a los cines y logra salir por la puerta grande.

Si ya con su cortometraje «Esposados« se dio a conocer, y posteriormente con «Intacto« demostró de lo que era capaz, con «28 semanas después« nos regala una secuela que bien podría incluirse en el selecto club de «segundas partes mejores que las primeras».

El argumento es sencillo, y nos cuenta la situación de Londres veintiocho semanas después del brote de «ira» que hizo estragos entre la población, y que pudimos ver en «28 días después«.

Con un inicio de película frenético, rápido y angustioso, Fresnadillo nos coloca en la piel de Don (Robert Carlyle), y en cómo vivió el brote y lo que tuvo que dejar atrás.

En ese arranque se nos muestran algunas imágenes muy impactantes y con gran fuerza, como la carrera que tiene que darse Don por las praderas, mientras cientos de zombies le persiguen.

Posteriormente ya se nos presenta la situación actual, al resto de personajes y vamos viviendo los acontecimientos que se desatan tras el nuevo brote infeccioso.

Dejando de un lado las posibles lecturas sobre la situación que acontece en Inglaterra, y los problemas que se originan en las familias, gobiernos y demás dilemas morales, Fresnadillo opta por mostrarnos una película muy rápida, en la que abunda la cámara en movimiento y el grano en las imágenes, dándole un toque más cercano en algunos momentos.

Otra virtud es el uso de la cámara subjetiva, ya que nos coloca en la visión de los protagonistas, especialmente en la escena en que los niños y la mujer bajan por las escaleras del metro, totalmente a oscuras y únicamente sirviéndose para ver de la mirilla infrarrojos del arma que llevan. En esos momentos me recordó a «El proyecto de la bruja de Blair«, cinta que logró alcanzar un realismo y angustia pocas veces conseguida anteriormente.

El guión y la historia flojean en algunas situaciones, pero Fresnadillo logra salvar sin que se resienta excesivamente la película.

La ausencia de gente, las aglomeraciones, las decisiones de los altos mandos y de los francotiradores, el viaje por una desértica Londres a bordo de un ciclomotor o la carnicería del helicóptero, son algunas de las secuencias que conforman «28 semanas después«, y que hacen que la temática zombie continúe su resurgimiento, tras las recientes buenas propuestas que nos hemos ido encontrando.

Esta secuela hará las delicias de los aficionados al género y de todos aquellos que quieran ver una propuesta interesante y consecuente con lo que pretende.

Sobre el Autor: admin

4 comentarios a “28 semanas después”

PuedesDeja una Respuesta o Rastrear esta publicación.

  1. Cristóbal - 22 julio 2007 en 6:18

    Buenas,
    has visto «Cuatro minutos»? La recomiendo y no porque sea drama sino porque es bonita.
    Salud!
    PD: Si supiera haría un artículo-crítica sobre la peli pero estoy llegando a la conclusión de que no es lo mío

  2. Juan - 22 julio 2007 en 12:02

    A mi me encantó. Todas las espectativas se cumplieron y me parece una gran película de zombies. Un ritmo frenético, movimientos de cámara de infarto y una banda sonora excepcional.

  3. Administrator - 22 julio 2007 en 21:56

    Cristóbal, no, no he visto «cuatro minutos», y la verdad, es que no sé que película es. Ahora me informo, aunque por Cantabria no ha llegado.

    jeje Juan, está muy bien. Tengo pendiente «Zombies party» de la que todo el mundo habla maravillas, y creo que tu tb me dijiste.

    Ya la comentaremos en el chino el prox día.

  4. Jon Rivero - 23 julio 2007 en 0:32

    bastante chula alvaro esta peli, aunque con la de boyle no tiene nada que hacer

    por cierto he subido fotos de hoy alvaro!!!
    jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Introduce codigo: