Crítica de «300»

null

Por fin ha llegado a nuestras pantallas «300«, otra novela gráfica de Frank Miller, que se transforma en imágenes, tras la excepcional «Sin city« de Robert Rodríguez.

Zack Snyder, quien nos encandiló con «Amanecer de los muertos«, vuelve a conseguir que la gente esté detrás de él, y ya se le empieza a llamar director de culto.

El argumento de «300« es sencillo, Leónidas, rey de Esparta, acude junto a trescientos guerreros a defender el inminente ataque de las tropas persas de Jerjes. Para ello, y ante la abismal diferencia numérica de las tropas, acude a un punto estratégico de su geografía, el paso de las Termópilas.

A partir de aquí, y con otras líneas argumentales en medio, Leónidas y los suyos, nos ofrecen unas espectaculares batallas, mostrándonos que los guerreros espartanos están hechos de otra pasta, y más aún, cuando vemos los rituales a los que son sometidos en su juventud.

Snyder y Miller nos dan la posibilidad, junto a los efectos técnicos y visuales, de ver una nueva manera de hacer cine y de plasmar esa particular visión.

Escenas de una plasticidad bellísimas, así como otras más crudas, conforman esta obra, en la que los combates se mueven a caballo entre la cámara lenta y otros trucos, que harán las delicias de todos los aficionados a las películas épicas.

Hay otros detalles que destacar, como el reparto, encabezado por Gerard Butler (Leónidas), Lena Headey (la reina Gorgo) y David Wenham, quien vuelve a este tipo de películas tras encarnar a Fáramir en «El señor de los anillos«.

Un punto negativo es el excesivo amaneramiento del Rey/Señor de los persas, Jerjes, interpretado por Rodrigo Santoro, quien, a parte del negativo doblaje, se nos muestra en alguna situación un tanto cómica, en la que el rey espartano le da la espalda, al tiempo que este dominador del oriente, le pone sus manos en los hombros y le suelta una perla de diálogo.

Salvo esto, y alguna criatura que podría estar más conseguida, véase al jorobado espartano, el diseño de vestuario, la dirección artística y sobre todo la imagen y estilo visual conseguido, hacen de «300« una película que nadie debe perderse.

Crítica de «Lola, la película»

null

La verdad es que no me atraía mucho esta película, pero he de decir, que me ha gustado, y Gala Évora es una de las responsables de ello.

Recientemente están saliendo antiguas amigas de la «faraona», diciendo que no tiene nada que ver, que no la llega ni a la suela de los zapatos, pero para todos aquellos que no la hemos conocido, he de decir, que la interpretación de esta joven actriz es de quitarse el sombrero.

La historia de esta película, dirigida por Miguel Hermoso, se centra en la vida de una joven Lola, que vemos cómo va despuntando desde pequeña hasta consagrarse. Todo ello aderezado con su lucha por abrirse camino en un difícil mundo, como es el del espectáculo, y con la triste realidad de que todos los hombres querían estar con ella, pero ninguno se atrevía a dar el paso y casarse.

Su tormentosa relación con Manolo Caracol, interpretado por José Luis García Pérez, así como con otros de sus amantes (Carlos Hipólito), nos enseñan lo liberal y temperamental que fue esta artista.

Un biopic en toda regla, que destaca principalmente por la ambientación y por los grandes actores que forman el reparto.

Mirones

null

Desde aquí, quiero animaros a que dejéis comentarios en los post. Digo esto, porque realmente lo bueno de los blogs, son las opiniones de la gente. Que se haga un poco de debate, que la gente participe contando si la película le ha gustado o no, que haya un poco más de vidilla.

Sé de mucha gente que visita esta página, pero nunca dicen nada. «“ El otro día estuve a punto de escribir»“ me dicen a veces, pero al final optan por pasar.

Las estadísticas no engañan, y según parece, cada día entra un buen número de visitantes por aquí. Me gustaría que algunos de los habituales, dejaseis algo para ir sabiendo un poco quienes sois, y si tenéis blog, esta es una buena manera de poder visitar los vuestros.

España, un gran plató.

Los viajes en autobús me gustan.

Aunque a muchos les parezcan un coñazo, te permiten tener bastante tiempo para pensar. Y esto es algo que en otras situaciones y momentos, no podemos. Es cierto, que si el conductor tiene un poco de gusto, hace que te olvides y te quedes atento a la película, ya que últimamente he podido ver cosas interesantes como: Crash (colisión) ,V de Vendetta, Misión imposible 3, el código da Vinci… pero hay otras ocasiones en las que te ponen un bodrio, que es mucho mejor dormir, pensar, leer o simplemente mirar el paisaje.

Como todos sabéis, acabamos de pasar un temporal muy importante, que ha azotado a todo el norte del país. Pues bien, cruzando de Madrid a Cantabria, puedes encontrarte estampas muy bonitas y que te recuerdan que hace años, España era uno de los platós más importantes (o importante) a la hora de rodar películas americanas. «Conan el bárbaro (vaya maravilla de película), los spaghetti western de Leone, Los Otros, Doctor Zhivago… y es que viendo las fotos que pongo a continuación, ¿quién necesita el Death Valley o valle de la muerte y las montañas rocosas para rodar un western? ¿Quién no se imagina al bueno del «duque» montando a caballo a través de las nieves como en «Centauros del desierto«? ¿Quién viendo ese acantilado no ve a legiones de indios observando desde las alturas a sus víctimas que transportan ganado o viajan en diligencia?

null

null

null

null

null

Y siguiendo con las fotos, os pongo unas por cortesía de Manuel Hazas, de la entrega de premios del Festival La Fila de Valladolid.

null

null

Edwin Vásquez recogiendo el Premio a Mejor maquillaje y Peluquería por nuestro corto.

null

Típica foto de grupo con todos los premiados en el certamen.

Traumatología y demás…

Como muchos de vosotros sabréis, la última semana (bueno, semana y pico) he estado por Madrid, y claro la agenda cultural es muy amplia. Casualmente fue la semana del corto de la CAM, los cortos de la comunidad de Madrid, que tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes.

No pude asistir todo lo que me hubiese gustado, ya que «Foxy« me tuvo ocupado, pero bueno, el sábado vi «Traumatología«. Puede que no os suene el título, pero si os digo que el corto está protagonizado por Antonio de la Torre, Quim Gutiérrez, Natalia Mateo, Jorge Monje, Héctor Colomé, Raúl Arévalo y dirigido por el creador de «Azul oscuro casi negro«, la cosa cambia.

La verdad es que tenía muchas ganas de ver este corto, ya que la citada ópera prima de este director, me pareció de lo mejor del cine español reciente. También trabaja Felicidad González, quien hizo la foto fija y making of en mi corto, y que aquí repite función.

«Traumatología« puede considerarse una película, y es que pese a su «corta» duración, contiene todos los elementos y medios para hacernos creer y sentir que estamos viendo una nueva «Azul oscuro casi negro«.

Y es que Daniel parte de una boda, en la que un rato antes de dar la pareja el sí quiero, el padre del novio tiene un ataque al corazón (o infarto), y es llevado al hospital. A partir de ahí, los conflictos personales y las relaciones entre los miembros de las familias, nos hacen disfrutar y reir con situaciones muy cercanas, con toques «tragico cómicos» que tanto le gustan al ganador del Goya a mejor dirección novel.

Dentro de ese pase de cortos, también pudimos ver una «versión de Crash (Colisión)«, un corto de una factura impecable protagonizado por Fele Martinez, quién estuvo en la proyección, José Ángel Egido y Ana Otero entre otros.

La verdad es que da gusto poder asistir a proyecciones en una sala cuidada, viendo a gente conocida, y rodeado de gente que tiene los mismos intereses que tú.

No todo fueron maravillas, hubo algunos cortos que dejaban mucho que desear pero bueno, ya estamos acostumbrado a ello en todos los niveles.

Heroes – la serie

null

¿Por qué es tan buena esta serie?

Mi motivada con «Perdidos« es bastante seria, ya que soy de los que el miércoles se emite en USA y el jueves ya la está descargando para verla en V.O.S. Pero el caso es que con «Heroes«, la adicción va en aumento.

Debido a que la he cogido a un ritmo distinto al de las emisiones, he llegado a tener hasta el episodio número 14 ya bajado, y claro, cuando empiezas no puedes parar.

La verdad es que ver tres episodios seguidos es mucho mejor que cualquier película de las que están en estos momentos en cartel o videoclub.

Los personajes de la serie son tremendos, en especial Hiro Nakamura. Es impresionante la calidad de estos trabajos, rodados en cine y con unos medios que se equiparan a los de cualquier producción destinada a las salas de exhibición.

null

Cuando estoy viendo alguno de los episodios, suelo tener la manía de mirar a ver cuanto queda para que termine, ya que cuando acaba o aparecen las letras de continuará la sensación de querer saber que pasará, es muy grande.

Empecé a ver la serie gracias a un amigo que me puso un par de episodios y flipé, pero ha sido un poco después, ya estando en mi casa cuando he empezado a disfrutar con las historias, personajes, efectos y demás ingredientes de esta pedazo serie.

Todos los aficionados de los comics disfrutarán de lo lindo, ya que hay muchos paralelismos y hasta uno de los personajes sale en uno.

He leído que dentro de un par de episodios más o menos, la cosa degenera un poco con flashbacks tipo «Perdidos« que no llevan a ningún lado, pero no sé si será cierto, ya que de momento no ha habido ninguno, y hace poco en un foro decían que el número 17 ó 18 era la cosa más acojonante que se ha visto por televisión.

Si todavía no estáis enganchados y queréis disfrutar de una serie como Dios manda, ya podéis empezar a descargar o a sintonizar Sci-Fi Channel o alguna autonómica tipo TeleMadrid, Aragón etc que la están emitiendo, aunque os recomiendo verla en versión original.

Crítica de «Paris, Je T´Aime»

null

El amor ha sido fuente de inspiración en todos los campos del arte, numerosas películas lo tienen como protagonista, y mucha gente lo ansía, busca e idealiza.

A Paris se la conoce como la ciudad del amor, y por ello han decidido hacer una obra coral en la que dieciocho directores muestren un barrio de la capital francesa, con el amor como eje central de sus historias.

Las películas con varias historias siempre me han atraído, si bien es cierto que lograr un equilibrio entre todas ellas es muy difícil, y solo los grandes directores, basados en buenos guiones logran conseguirlo.

En «Paris, Je T´Aime» podemos encontrar varias pequeñas joyas, que destacan muy por encima del resto de cortos que componen este recorrido por la ciudad de la Torre Eiffel.

En este pequeño grupo podemos incluir las partes de Tom Tykwer («Corre, Lola, corre», «El perfume»), Alfonso Cuarón («Hijos de los hombres»), Oliver Schmitz, los Hermanos Coen, Gus Van Sant y Wes Craven, aunque si he de quedarme con una, la protagonizada por Natalie Portman, se lleva la palma.

Diversas historias sobre el amor, que llegarán a cada uno de manera diferente, haciendo que unas nos sean más cercanas que otras.

En «Paris, Je T´aime» se nos muestra el amor de maneras distintas, protagonizadas y encarnadas por personajes de diferentes nacionalidades y etnias, y entre todos ellos nos encontramos con actores de la talla de Natalie Portman, Nick Nolte, Steve Buscemi, Bob Hoskins y Elijah Wood por nombrar a unos pocos.

En definitiva esta película se presenta como una opción interesante, que satisfará a los enamorados de París y de las historias múltiples.

Premio en Festival La Fila de Valladolid

null

El pasado sábado fue la clausura de la 11ª edición del Festival La Fila de Valladolid, en el que «Enigma: Cantabria profunda« obtuvo el premio a Mejor Maquillaje y Peluquería.

Desde aquí quiero dar las gracias a los miembros de la familia Vásquez y a la dirección del festival.

Además de su participación en dicho festival, «Enigma: Cantabria profunda» ha estado seleccionado en el II Certamen de cortos de la Universidad de Cantabria y Ciudad de Santander, I Concurso Internacional on line de cortos por la cultura de la Sostenibilidad, III Festival El Plaza en Corto, Finalista del I Festival de Cine Digital de León (CILE), además de formar parte de la I Muestra de Cine Playtime en diversos centros de Madrid.